A jugar Sudoku?

FullSizeRender (1)

Heme ahí, tirada cual iguana al sol, panza para arriba… aguuuuusto, solo que en un consultorio con mi Rehabilitador a un lado.

Hago énfasis en el “aguuuusto” porque en realidad así eran mis tardes ahí, la pasaba bastante bien, ya hasta tenía mis amigos y la chorcha se armaba de camilla a camilla. Se extrañaba cuando a alguno daban de alta, pero luego la camilla se volvía a ocupar por otra persona y eso le daba dinamismo al grupo. Yo, era la única que parecía haber sacado membresía vitalicia en el club.

Llegaba adolorida y salía muy relajada y sin dolor, para mí eso quería decir que la terapia estaba funcionando, solo que el efecto era a corto plazo y entonces, en lugar de ir cada tercer día iba diario.

Corría el 2008 y todavía no sabía ni remotamente que mis males eran síntomas de la FM. Después de varios meses de terapia, y chisme, que luego se ponía super bueno, al punto que acababa mi hora y me quedaba sentada en una esquina  hasta que terminara, el Rehabilitador empezó a hacerme varios comentarios que en el momento resultaban incómodos pero que luego los entendí perfecto.

El primero de ellos fue “deberías buscar hacer algo, haz sudoku, algo que te sirva de terapia ocupacional”. Hoy entiendo que su objetivo era decirme: realiza una actividad que te permita mantener la salud redireccionando energías y pensamientos a otro lado. En este caso, a dejar de pensar en lo mal que me sentía, taaaan mal, que tenía que ir a rehabilitación todos los días. Claro que entendí lo opuesto!, qué me quería decir?, que no le estorbara?

Total, salí de ahí directito a comprar libros de Sudoku; llegando a casa le dije a mi esposo la atrosidad de comentario que había recibido en la terapia y después de soltar la lengua cual víbora, me dispuse a “ocuparme” jugándolo.

Hasta ese momento no sabía de qué se trataba pero resultó muy interesante, al grado que me brincaba los de nivel de dificultad bajo y me iba a los muy difíciles.

Después, le sumé dificultad tomando el tiempo en que los terminaba y hasta estrellita le ponía a un lado si había roto mi récord. ERROR!!! muy entretenida pero con los síntomas de la FM disparados al cielo; por qué? porque me estaba generando un stress terrible, y es justo decirte que este es un factor muy importante de desarrollo para la FM.

Como no sabía que la padecía, solo me iba sintiendo cada vez peor. Lo que debió haber sido una herramienta positiva se convirtió en negativa al llevarla al límite, donde no había necesidad de llegar.

La cosa era calmada, dijera “Clavillazo”, pero resulta que soy una persona muy competitiva y dura conmigo misma, me exijo más de lo que puedo dar. Poco a poco he ido trabajando esa parte porque ahora sé lo mucho que afecta mi condición y no solo eso, qué necesidad de vivir agobiada!

El Sudoku trata de llenar las casillas de unas cuadrículas por lo general de 9×9 con valores numéricos, que al final todas las líneas horizontales y verticales deben tener los números del 1 al 9.

Lo que quiero decirte es que el Sudoku me sacó canas verdes pero HOY te comparto lo que aprendí: empezar a llenar las casillas de mi vida con otros valores que no solo fuera mi miserable condición. Afortunadamente tenía muchos valores que usar: mi esposo, familia, amigos, compromisos sociales, apoyo en Fundaciones, mi desarrollo profesional, proyectos, planes, ilusiones, mi Fe…

El ir a la terapia me hacía sentir muy bien, porque además de los tratamientos, recibía una dosis de plática , chisme y filosofía  que me despejaba de todo. El Sudoku no era mala idea porque lo que buscaba el Rehabilitador era que me despejara a través del juego, moderado, en control y disfrutándolo.

Le comenté al Rehabilitador los resultados de su fabulosa idea pero que si acaso ya me iba a dar de alta ni lo pensara porque había recaído jajajajaja.

Su Segundo comentario fue “dile a tu esposo que te mande de viaje y te de dinero para el shopping”. Definitivamente fue un plop!, ah qué caray, éste y sus comentarios inapropiados! Me hizo desvariar tanto que generó en mí el inicio de la travesía… necesitaba descubrir qué me estaba pasando, cómo tomar el toro por los cuernos empezando por canalizar hasta mis pensamientos.

Busca alguna actividad que te guste y permita relajarte, si obtienes el efecto contrario dile bye, arrivedercci, sayonara, au revoir. Si pruebas tejer, que ahora está tan de moda como técnica de relajación, hazlo, pero por favor no quieras hacerle bufandas a toda la familia para Navidad, ni la cobija para la cama king size. Te lo digo porque también me pasó!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s