Y otra vez la burra al trigo

image

De repente ¡PUM! en Octubre del 2007 el vecino y yo chocamos a la velocidad de apenas 2km/hora, o sea, nuestros carros se dieron un besito y él se preocupaba mucho por mí al verme con collarín, sin ir a trabajar y sabiendo que estaba en constantes citas y estudios.

No era para tanto ¿verdad? Siempre pensé que mi cuello y espalda estaban resentidos del accidente anterior y que por eso había recaído con facilidad.

Esos días en cama me hicieron reflexionar que no solo mi cuerpo estaba resentido y había quedado frágil, sino que también mi interior. Así que recreé lo que había pasado la noche del accidente de Julio del 2004: me dolía mucho, no podía dormir, cerraba los ojos, sentía el vaivén del autobús y escuchaba mis gritos. Tenía miedo y estaba nerviosa pero dentro de todo estaba tranquila, apa  ren te men te  dijera mi sacrosanta madre. En ese momento me percaté de que no había llorado y no había sacado los sentimientos o reacciones reprimidas. Siendo tan sensible y llorona como soy eso era muy raro.

Te comento esto, porque me he percatado que las personas que tienen FM por lo general somos muy sensibles y sentimentales.

Esta situación se convirtió muy preocupante para mi esposo, mi familia y la gente que me quiere. Así que me apoyaron y decidimos que era hora de hacer lo que teníamos que hacer.

Entonces la burra ya no iba sobre el trigo ahora  empezaba su aventura.

Anuncios

Un comentario en “Y otra vez la burra al trigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s