¡Run Forrest, run!

image

De pronto volteo detrás mí y veo un Keniano de casi 2 metros de altura y de cuerpo atlético. Él seguramente vio en mí a una muchacha chaparrita con cara de angustia que se preguntaba ¿qué #%#&”#%&/estoy haciendo aquí?

Desde hace 16 años, cada Noviembre se organiza un Maratón Internacional  en Mazatlán, Sinaloa. Como tal, vienen personas de todo el mundo, unos que son profesionales y vienen a registrar sus marcas, y otros que a diario corren por nuestro bello y extenso malecón como parte de su rutina de ejercicio.

Yo no era ni remotamente profesional ni tampoco corría grandes distancias, pero eso sí, tenía el mismo entusiasmo y corazón que todos los “Speedy Gonzalez” que veía a mi alrededor mientras me inscribía a la carrera de 5km.

Llegó el gran día, me sentía muy nerviosa pero cada vez más entusiasmada por que el ambiente de la gente me empezaba a contagiar. Ya en la línea de salida, le subí a mi ipod para centrarme única y exclusivamente en mí, la adrenalina fluía y pensaba “ya estoy aquí, lo voy a disfrutar, no importa que llegue rodando pero llego”

Salí corriendo al mismo ritmo que todos, no por mi gran condición si no por miedo a que me aplastaran.

Todavía no llegaba al primer kilómetro cuando empecé a flaquear, e incluso a arrepentirme. Pero tenía muy firme el compromiso conmigo misma y no quería defraudarme, así que empecé a bajar el ritmo, de repente trotaba, luego caminaba, después corría y de repente parecía que iba turisteando.

Era muy inspirador ver a personas con  capacidades diferentes que habían empezado más temprano que yo y seguían en la lucha. Imagina a una persona sin una pierna que persiste, que hace la lucha y que te grita ánimo ya casi lo logramos, al que va en silla de ruedas empujándose solo con una pierna y que sin hablar te dice con la cabeza, yo lo voy a lograr ¿y tu? Cada vez me sentía con más fuerza para seguir y no precisamente física.

Cuando me encontraba en los últimos 800mts sabía con certeza que llegaría a la meta así que pensé en llegar caminando tranquila sin forzarme demasiado, lo importante era cruzarla. En eso llego al área de las gradas, bajé el volumen de la música para volver a sentir la energía de la gente y repentinamente un muchacho saca medio cuerpo de las gradas para gritarme: ¡Amiga, corre, llega con dignidad, te falta poco!

Me sentí Forrest Gump en la escena donde le gritan ¡run Forrest, run! y logra romper los aparatos que limitaban su cuerpo. Empecé a correr y llegué a la meta felizmente realizada.

Tal vez 5km sonaba muy poquito, pero para mí era mucho en ese momento.  4 meses antes, en un cafecito de amigas, platicamos sobre inscribirnos y ¿sabes cuál fue mi respuesta aquella vez? ; les dije que iría a echarles porras y sería la “aguadora” del equipo. En ese entonces, creía no servir para nada más.

Mi maestra de Yoga, Karina Bárcena, fue mi porrista y compañera.  Ella me alentó a hacerlo, hasta hizo camisetas iguales para las 2. Antes de salir le dije: corre a tu ritmo, no te detengas por mí, disfrútalo. Yo iré a mi ritmo porque también quiero disfrutarlo, nos vemos en la meta. Después me confesó que estaba preocupada por mí.

Terminé con  las pilas bien cargadas para seguir en esta lucha. Me dí cuenta que podía lograr mucho más que echarle porras a mis amigas, en pocas palabras, que podía ser más que una espectadora. Y que si me  proponía cualquier cosa, lo podía hacer a mi ritmo.  Tenía muy claro lo que quería: ¡¡Recuperarme!!

Al día siguiente era mi cumpleaños 29 y fue el mejor regalo que pude haberme dado.

Anuncios

2 comentarios en “¡Run Forrest, run!

  1. Me encanta cómo escribes! Inspiras mucho y este post no me podía caer mejor porque en unas horas vamos a una carrera de 5km precisamente. Ya sé que no vamos a correr mucho, porque llevamos a las chamacas (ay ajá, èchale la culpa a las niñas jajaja) pero el chiste es llegar y llegar como familia será una gran satisfacción. Qué padre experiencia Adriana! Y ya me voy que tengo que dormir para no desmayarme ahí en pleno maratón!

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tus palabras, estoy encontrando muy divertido el escribir 😉. Que disfrutes esa gran experiencia, ese es el chiste, no importan los Km si no la satisfacción de que lo hagan juntos en familia. Qué padre! Desde aquí todas las porras…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s