Catemaco

image

En Abril del 2008 empecé con mucho entusiasmo la visita a los médicos de todas las especialidades, desde reumatólogos, traumatólogos, pasando por ortopedistas hasta neurólogos.  Sí, empecé con entusiasmo porque  quería a toda costa saber qué estaba tomando control de mi cuerpo y de mi vida. La alegría y positivismo que me caracteriza se fueron esfumando conforme pasaba el tiempo.

Me daba flojera ir con un médico nuevo porque eso significaba que tenía que ir cargando una torre de sobres con los estudios que me había hecho, y repetir una y otra vez todo lo que había pasado desde el primer accidente hasta ese momento. Por mi cabeza pasó la idea de  grabar un CD y presionar “play” en cada cita.

Empezaba a hartarme y a convertir en “Grinch” al abrir los resultados de los estudios y ver que todo estaba dentro de los límites normales. Cómo deseaba desde el fondo de mi corazón leer que tenía algo, una verdadera razón para como me sentía. El colmo fue escuchar  “Ve a Catemaco y hazte una limpia porque no tienes nada”. Esas palabras me dejaron helada, me las estaba diciendo el noveno Doctor que visitaba. Tal vez no imaginó cuánto me habían lastimado sus palabras al grado de no tener ánimos para seguir en busca de mi recuperación , aunado a que empezaba a sentirme loca y a tener pendiente de que mi esposo, mis amigos, mi familia o mi jefe pensaran que faltaba a mis compromisos y obligaciones sin justificación alguna. Aun así  me recetó unos medicamentos para el dolor  y me sugirió ir con un Rehabilitador Físico.

La verdad, sentí que le quería pasar la bolita a alguien más. Entonces esa “molesta bolita” empezó sus 12 sesiones de rehabilitación. Me la pasaba bien, tenía mis amigos y platicábamos de cama a cama y el Rehabilitador era muy agradable. En sí me hacía sentir cómoda y en confianza para desahogarme. Así que la última semana de rehabilitación le dije con ojos llorosos y voz entrecortada: “se va a repetir la historia, sigo sintiendo dolor pero como no tengo nada me darán de alta.” A lo cual respondió: “dile a tu esposo que te lleve de viaje y te dé dinero para shopping”  ¡PLOP! (No me caí porque estaba acostada). Esa fue la gota que derramó el vaso, llegué a mi casa no enojada pero sí con el orgullo herido a hablarle a mi papá mientras prendía la laptop. Él siendo Médico Anestesiólogo retirado de la Armada de México y además una persona que lee mucho empezó a darme pistas tratando de  dar con el verdadero padecimiento. Así que puse las pistas en el buscador y no tardé mucho cuando le dije llorando de  alegría ¡Papá, sí eso tengo, deja te leo todos los síntomas y sí sí sí sí sí, sí , sí, ¡tiene nombre, se llama Fibromialgia! Esa noche dormí como hace mucho no lo hacía, empezaba a ver una luz al final del túnel.

Al siguiente día de rehabilitación, llevé las hojas con la valiosa información y se las enseñé al Rehabilitador, Él asintió con la cabeza  y me dijo que su mamá la padecía, que me entendía, que pudiera ser que la padeciera pero que no podía decirme sus sospechas en mí, ya que no era Doctor y mucho menos ir  en contra del diagnóstico del Reumatólogo que me estaba tratando. La razón de haberme comentado del  “shopping” era para que despertara y empezara a ver otros caminos.

En ese periodo de búsqueda no fui a Catemaco, pero sí te puedo confesar que en mi desesperación fui con una persona que se hacía llamar “Maestro” y que curaba a través de su palabra y energía. Sinceramente el par de veces que fui no me quitó el dolor, solo me daba sueño porque hablaba muy bajito. También confieso que lloraba mucho mientras lo visitaba, Él me hacía ver que estaba perfecto llorar porque así sacaba todo; en realidad lloraba porque me daba tremendos  apachurrones en mi frágil cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s